El Canto Es Un Encanto

La mayoría de nosotros, los adultos, nos olvida los recuerdos de la música en nuestra niñez y como nos cantaban los abuelos y los padres muchas veces al dia. Recuerdo que cuando era niña, mi abuela me cantaba rimas infantiles. No creo que mi abuela, ni nadie en mi familia de hecho, sea conocido por ser un cantante talentoso (disculpas a mis padres, hermanos y primos que puedan estar leyendo esto). A pesar de eso, me encantó cuando mi abuela cantaba para mí y mis hermanos. Me parece que la tecnología está tomando cada vez más el lugar de interacción social de los niños con los padres. Y hasta empezamos a creer que las canciones que los niños pequeños encuentran en YouTube son una sustitución superior a las voces a veces desafinadas de los padres y los cuidadores. Pero, esto no es necesariamente cierto. Claro, los niños a menudo están fascinados con la música que encuentran en YouTube, pero los niños pequeños no necesariamente absorben las palabras tanto como las imágenes que están viendo. Aprenden mejor de la interacción humana (Kuhl, Tsao, Liu, 2003).

Cantar canciones puede ser una excelente manera de enseñarle a tu hijo el español. Además, dependiendo del desarrollo de la comunicación de tu hijo, puede ser una excelente manera de alcanzar muchos objetivos de comunicación: interacción social, comprensión del lenguaje, mejora de la producción del habla y el sonido e incluso preparar a los niños para ser mejores lectores en el futuro (Kirk & Gillon, 2007). Las canciones infantiles pueden aumentar el vocabulario de tu hijo y, debido a la gran cantidad de repeticiones en los versículos, puede ayudarlos con la retención del vocabulario. Cuando comencé a trabajar en la intervención temprana, noté que algunos de los padres con los que trabajaba vacilaban al principio con la idea de cantar con sus hijos. Cuando sacaba un pequeño autobús para cantar sobre las ruedas del autobús, la reacción que recibí no siempre fue entusiasta. “A mi hijo no le gusta cantar”. “Las canciones no le interesan”. “A ella solo le gusta escuchar a YouTube.” Cuando comencé como una terapeuta sin mucha experiencia, creí lo que me dijeron y guardaba el pequeño autobús, optando por las burbujas en cambio, ya que siempre son un deleite del público. Pero, con algunos de los niños que parecían menos resistentes, persistí. Y aquí está lo que generalmente vi:

Los niños toman algún tiempo para habituarse a la canción. Rara vez en una primera sesión un niño se uniría y cantaría conmigo. Al principio, la mayoría de los niños me miraban con una mezcla de curiosidad y sospecha mientras cantaba y hacia los gestos de abrir y cerrar las manos ahuecadas para hacer una estrella titilante. Por lo general, los niños ni siquiera intentaron cantar hasta la sexta o séptima visita. Sin embargo, los padres me mencionaron que generalmente después de haber sido expuestos a la canción solo unas pocas veces, su hijo la tarareaba o decía algunas palabras después de que me fuera.

La repetición es clave. Si cantas una canción una o dos veces y tu niño no se una ni muestra interés no deseches la canción. Persiste. Canta la canción varias veces durante el día, mientras están en el carro, o discretamente mientras hacen fila en la tienda. Si tu hijo lo permite, ayúdelo a hacer los gestos con sus manitas mientras cantan juntos.

¡Despacito! Una queja que tengo sobre muchas canciones para niños que puedes comprar en el internet o escuchar en YouTube es que se cantan muy rápido. Tan rápido que los niños e incluso los adultos no pueden mantenerse al día. Te pierdes muchos de los beneficios de cantar. Disminuya la velocidad cuando estés cantando con tu hijo y busca canciones más lentas o reprodúcelas a una velocidad más lenta.

¡Usa gestos! Los gestos son geniales por varias razones: involucran a los niños pequeños activos, refuerzan el aprendizaje del vocabulario y, para los niños pequeños que todavía no hablan, pueden hacer gestos para dar seguimiento juntos con la música.

¡Atencion a la sensibilidad auditoria de algunos niños! Recuerda que algunos niños  tienen diferencias en el procesamiento sensorial, como algunos de nuestros niños en el espectro del autismo, y puede que no les guste la variación en el tono que ocurre cuando cantamos. Entonces, ¿qué podemos hacer en vez de cantar? Corear o hablar las palabras con un poco ritmo pero sin mucha variación de tono puede ser mejor para niños con sensibilidades a los sonidos. Y he escuchado esta misma recomendación de los terapeutas ocupacionales que conozco que trabajan en el procesamiento sensorial.

Por favor, comparte tus canciones favoritas a continuación, así como tu experiencia al traer las canciones de los niños para apoyar el desarrollo del lenguaje y el habla. Además, mira en mi futura tienda en línea un manual que publicaré con populares canciones para niños en inglés y español que incluye una variedad de estrategias para la selección de objetivos variados en el habla y el lenguaje.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s